Últimas Noticias
Urgente la integración comercial en la región

Urgente la integración comercial en la región

El comercio puede tener dos impactos positivos en la economía de los países. Por un lado, facilita el desarrollo y crecimiento de diversas industrias nacionales, con su respectivo y relevante impacto en el empleo. Por otro lado, es uno de los mecanismos para que el mercado nacional cuente con divisas, dólares, los cuales permiten que el sector público, entre otras cosas, pueda cumplir con sus obligaciones internacionales, como la deuda, y al sector privado importar productos de otros países según necesite.

Por Oriana Suárez (1)

Bajo esta mirada, en varios países se ha priorizado el crecimiento del comercio con la finalidad de cumplir el segundo cometido, acceder a las divisas necesarias para la economía, mantener una balanza de pagos manejable para los gobiernos, y un acceso a productos que no producimos, sin restricciones monetarias. Esto genera una mirada cuantitativa que ha llevado a un contante impulso del crecimiento del comercio, principalmente a través de la firma de acuerdos comerciales de todo tipo. Durante la última década, el crecimiento del comercio de la mayoría de los países de la región se ha visto favorecido por el crecimiento del precio de los commodities y por el aumento de la demanda tanto en las economías industrializadas como en desarrollo.

Sin embargo, aunque esto ha facilitado un mayor acceso a divisas para los países, posibilitando también un crecimiento de las importaciones, y balanzas de pago con superávit, no se ha visto de manera tan evidente un impacto positivo en el desarrollo y crecimiento industrial de los países. Peor aún, CEPAL señala que debido a la apreciación cambiaria generada por el crecimiento comercial “se ha reducido la competitividad de los sectores no exportadores de materias primas”, con lo que podríamos decir que el crecimiento comercial ha restado competitividad a la industria que debería impulsar.

El mercado mundial no es el que más ha facilitado el desarrollo industrial pues, comparativamente, nos insertamos principalmente como proveedor de materias primas. Por ello -y también por la crisis que ha bajado el precio y reducido la compra de nuestros principales mercados- es indispensable y fundamental mirar el mercado comercial regional que nos da indicadores más interesantes para el desarrollo industrial.

 

Por un lado, los productos exportados a la región dan cuenta de una mayor diversificación y variedad, cuando los comparamos con el resto del mundo. Para los 20 países de América latina y el Caribe analizados por CEPAL, en 18 de los casos, los países exportan muchas más partidas a los países de América latina que a EEUU (la excepción es México, evidentemente, junto con Jamaica). Sin embargo, México exporta mas partidas a la región que a toda la Unión Europea, o que a China y Japón juntos; Argentina, le exporta a la región casi la misma cantidad de partidas que a la Unión Europea, EEUU, China y Japón juntos (lo mismo sucede con Bolivia, Chile, Colombia y varios otros los países de la región). Es decir, la región más que cualquier otro socio comercial global, es la que facilita una mayor diversidad de exportaciones, es decir, una mayor diversidad industrial.

Por otro lado, si consideramos la cantidad de empresas involucradas en el comercio regional, veremos que tanto como en Mercosur como en Centroamérica (Costa Rica, Guatemala y Panamá), alrededor del 50% de sus empresas exportan a su subregion y un porcentaje mucho menor a otros mercados (EEUU, UE, China). En los casos de la CAN, Chile y Venezuela, la mayor cantidad de sus empresas exportan a América latina, muchas más de las que exportan a EEUU, la UE y el resto del mundo. Es decir, que no sólo se exportan más productos (diversidad), sino que son más empresas (y sus trabajadores) los involucrados en el comercio con dichos destinos.

 

Asimismo, más aún, las pymes exportadoras, PYMEX, representan más del 70% del total de dichas empresas. Aunque si se mide en términos del valor total producido y exportado, las PYMEX aún tienen un impacto reducido en el total de las mismas, es bien sabido que el fortalecimiento de ese sector es relevante por el impacto en mano de obra que genera en los países de la región. Y el 55,2% de lo producido por las PYMEX va para la región.

Consideramos relevante mantener un análisis del comercio que haya más allá de la apertura comercial y el acceso a mercados, este último, si bien condición relevante para el desarrollo del sector comercial y la balanza de pagos, no es en ninguna medida suficiente para tener un mayor impacto en el desarrollo industrial, la generación de valor agregado y el impacto en el empleo.

El comercio intrarregional, aunque poco, es fundamental y construye un camino sostenible e independiente de los volátiles precios internacionales para el crecimiento y desarrollo de los países. Por ello, es relevante seguir analizando e impulsando las incipientes cadenas de valor regional que se han comenzado a generar en algunas industrias (textiles, confecciones, químicos, petroquímicos, entre otros), sobre todo, entre los países cuya vecindad es mayor.

(1) Oriana Suárez es coordinadora de la Red Latinoamericana sobre Deuda, Desarrollo y Derechos – Latindadd

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*