Últimas Noticias
Los tentáculos expansivos de la OMC

Los tentáculos expansivos de la OMC

El libre comercio es la columna vertebral del neoliberalismo. A los creyentes se les permite cuestionar cualquier otro elemento del programa ortodoxo pero, como apunta con elocuencia el economista de origen coreano Ha-Joan Chang, quienes se opongan al libre comercio serán excomulgados.

Tomás Lukin *

El fanatismo neoliberal con la desregulación del sector externo es imprescindible para legitimar la implementación de políticas opuestas a las que utilizaron países como Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Francia, Holanda, Corea del Sur, Japón, Finlandia, Noruega, Italia y Taiwán para desarrollarse. No fue la liberalización sino el proteccionismo y una activa intervención estatal las que condenaron a esos países al éxito. La estrategia de marketing no es novedosa.

A comienzos del siglo XIX el economista alemán Friedrich List advirtió que “una vez que se ha alcanzado la cima de la gloria, es una argucia muy común darle una patada a la escalera por la que se ha subido, privando así a otros de la posibilidad de subir detrás”. Quienes pretenden desarrollarse tiene que hacer lo que decimos, no lo que hicimos.

Creada en 1995 la Organización Mundial del Comercio representa la consolidación institucional del proceso de liberalización impulsado durante décadas por los países desarrollados y sus corporaciones. Desde 1947 la supervisión del proceso de reducción de los aranceles a la importación y desregulación del comercio internacional había estado a cargo del GATT (Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio). La consagración del esquema neoliberal estuvo acompañada por la proliferación de acuerdos de libre comercio entre países o regiones cuyo cumplimiento pasó a ser supervisado por la OMC.

Con 23 años de historia el Tradado de Libre Comercio de América del Norte (TCLAN) entre Estados Unidos, Canadá y México es una de las experiencias más profundas y significativas para evaluar resultados del libre comercio en la región. El elenco permanente de profesionales neoliberales sostiene que el TCLAN impulsó el crecimiento de la economía mexicana. Repetida hasta el cansancio esa afirmación colisiona con los hechos: entre 1994 y 2016 el crecimiento del PBI per cápita de México fue uno de los cinco más bajos de toda América Latina.

Pero los defensores del librecambio no se dan por vencidos con facilidad. Apuntan entonces que el desempeño mexicano mejoró significativamente frente a los registros de la década previa a la puesta en marcha del TCLAN. La expansión fue del 1% durante la vigencia del acuerdo frente al 0,1% registrado desde mediados de los ochenta (1985-1995). Esos datos no mienten pero lo que los voceros devotos omiten es que la década previa a la puesta en marcha del acuerdo también estuvo acompañada por un período de profunda liberalización comercial y una crisis de deuda que interrumpieron el crecimiento exhibido por México durante su etapa desarrollista.

Un documento elaborado por el Center for Economic and Policy Research explica que si el TCLAN hubiera sido exitoso para reponer los niveles de crecimiento mexicanos previos a los años ochenta hoy sería un país con ingresos per capita superiores a los de Portugal y Grecia. Con esos niveles de vida las discusiones sobre la construcción de muros y reformas migratorias en Estados Unidos serían irrelevantes: serían pocos los mexicanos interesados en cruzar la frontera. La liberalización comercial y el set de políticas neoliberales relentizaron el crecimiento económico, destruyeron empleos, perpetuaron la pobreza y contrajeron el poder adquisitivo de los trabajadores.

 

Fugar y evadir con el libre comercio

El creciente poder de la OMC le permitió extender sus influencias más allá de la regulación del comercio mundial. Así el reclamo liberalizador de la organización alcanza a las políticas nacionales vinculadas a la propiedad intelectual, las compras estatales, los servicios, la promoción industrial y las inversiones extranjeras.

La Conferencia Ministerial de la OMC se celebrará en América del Sur por primera vez en la historia. A mediados de diciembre próximo, Buenos Aires recibirá a los representantes de los 164 miembros de la organización en un contexto donde los principales países de la región avanzan a contramano hacia la firma de nuevos tratados de libre comercio como el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Como señala Carlos Bianco, ex secretario de Relaciones Internacionales de la Cancillería argentina y docente investigador de la Universidad Nacional de Quilmes, avanzar en ese camino representa “la consumación en tiempo real de una tragedia histórica para las posibilidades de industrialización y desarrollo futuro de la región, con consecuencias que serán irreversibles sobre el tejido industrial y la posibilidad de generar empleo de calidad y bien remunerado”.

Pero los riesgos no se agotan ahí. Los investigadores finlandeses Matti Ylönen y Teppo Eskelinen publicaron Panamá y la Organización Mundial del Comercio donde revelan cómo la resolución de conflictos en el marco del organismo multilateral restringe la capacidad de los países para combatir la evasión fiscal, la elusión tributaria, la fuga de capitales y el lavado de dinero. Los autores del documento demuestran no solo que los acuerdos comerciales bloquean el margen de maniobra de los países para proteger a sus industrias más débiles o regular la inversión extranjera, sino que además fortalecen la resistencia de las guaridas fiscales a las iniciativas globales contra del secreto financiero.

En un intento por hacer frente al lavado de dinero y el contrabando canalizado por Panamá, las autoridades de Colombia decidieron que ciertas importaciones provenientes del país vecino solo podían utilizar dos entradas. Productos como calzados y textiles debían ingresar por el aeropuerto de Bogotá o el puerto de Baranquilla ya que, según sostenían los colombianos, sin alejarse de los mercados relevantes ofrecían instalaciones modernas y bien equipadas para realizar controles. Adicionalmente, Colombia dispuso precios de referencia para la importación de algunos productos con el fin de limitar la subfacturación comercial.

Panamá, la decimotercera guarida fiscal del mundo según el Indice de Secreto Financiero elaborado por Tax Justice Network, cuestionó todas las políticas ante la OMC. En un caso sin precedentes en la historia del organismo, el panel evaluador reconoció que las disposiciones habían sido tomadas para garantizar el cumplimiento de la legislación colombiana y sostuvo que las medidas eran de importancia para combatir la subfacturación del comercio y el lavado de dinero; el organismo falló en contra de Colombia forzado al país a revisar sus políticas.

Los colombianos ofrecieron soluciones intermedias que fuero sistemáticamente rechazadas por los panameños que solo aceptaban la eliminación de las medidas.  Vale señalar que a lo largo de la disputa la OMC nunca solicitó que Panamá demuestre que las normas contra el lavado de dinero colombianas tenían un impacto negativo sobre su comercio.

El caso habilita a ese país y al resto de las guaridas fiscales a recurrir a los términos de sus acuerdos de libre comercio con otros países, siempre y cuando no se trate de las potencias centrales, para socavar los intentos soberanos por combatir la evasión, el lavado y la fuga. “Las jurisdicciones del secreto copian con velocidad las nuevas ‘innovaciones’ financieras y no hay razón para esperar que el uso agresivo de las políticas comerciales sea una excepción”, advierten Ylönen y Eskelinen.

En línea con los autores finlandeses, Verónica Grondona, asesora de GUE/NGL en el Parlamento Europeo para el caso de los Panama Papers, sostiene que “el efecto de estos fallos es de un riesgo muy grande, porque  significa que básicamente todas las normas anti-evasión y anti-lavado de dinero que para la OMC tengan implicancias sobre el comercio internacional pueden eventualmente correr una  suerte similar”.

* Tomás Lukin es periodista de nacionalidad argentina y trabaja actualmente en el diario Página12.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*